Tirar se va a acabar: Consejos para dar una segunda oportunidad a tus frutas y verduras

En España tiramos cada año 1.300 millones de kilos de alimentos a la basura. De hecho, ocho de cada diez hogares reconocen tirar productos comprados sin ni siquiera haber sido elaborados (o cocinados), según un artículo publicado por el diario El País en enero de 2019. Asimismo, el informe “Uncovering the Global Food Scandal” señaló que el 10% de las emisiones de gases con efecto invernadero del planeta proceden de alimentos que nunca serán consumidos. Además, sería posible acabar con la desnutrición de mil millones de personas hambrientas en el mundo con menos de un cuarto de la comida que se desperdicia en Estados Unidos, Reino Unido o Europa. 

Como te habrás dado cuenta, podríamos invertir las 1.200 palabras que aspira a tener este post dedicados a aportar datos escalofriantes o al menos, bastante inquietantes, sobre la gran “locura” que supone tirar alimentos en un mundo donde millones de personas pasan hambre. 

No obstante, ya sabes que la filosofía de Kulto se basa en promover la revolución de las pequeñas cosas. Y por eso, aunque las cifras son muy importantes, queremos dar un paso más y proponerte algunas ideas para que tú, allí donde estés, frenes el gran despilfarro alimentario. 

Empecemos por el principio: Breves consejos para tirar menos y aprovechar más

1. Si compras solo lo que necesitas, evitas los excesos. Muchas veces acabamos tirando alimentos porque en su momento compramos de más y después no nos dio tiempo a consumirlos. Planifica, planifica y planifica. Organiza menús semanales, elabora una lista de la compra antes de salir de casa o evita ir justo antes de comer o cenar (el hambre del momento puede jugarte una mala pasada). Tener más precisión en tu compra te ayudará, y mucho, a evitar esos desperdicios que se cuelan en tu basura. Quizá, puedan ayudarte aplicaciones online como las que recomienda este artículo de Publico.es. Ahorrarás comida y, sin duda, dinero.
2. El orden importa. El modo en que almacenamos los alimentos en la nevera o la despensa es fundamental para evitar el desperdicio. Esta Bioguía te ayudará a saber qué guardar dentro del frigorífico y qué fuera, o cómo distribuir los alimentos una vez dentro. ¡Echa un vistazo!
3. Dime qué cocinas y te diré quién eres. Saber reinventar unas sobras del día anterior o una verdura un poco mustia no es complicado y puede marcar la diferencia en tu bolsillo y en tu basura. Existen multitud de webs con recetas de todo tipo para aprovechar esas sobras que van cogiendo polvo en la parte trasera de tu nevera. Te recomendamos este vídeo en el que el chef José Andrés realiza un menú gourmet con los restos de una cena de Acción de Gracias y también el libro del cocinero Álex Múgica sobre cocina de aprovechamiento. Como ves, alta cocina y evitar los desperdicios son altamente compatibles. 

Y la fruta y la verdura “pocha”, ¿qué?

Podría parecer que planificar nuestros menús, aprovechar la cena del día anterior o estar atentos a la fecha de caducidad es algo que nos ayudaría a prevenir desechos casi siempre, pero quizá no tanto cuando hablamos de una manzana o un brócoli. En eso casos, una mínima pizca negra o marrón pueden hacer desaparecer todos nuestros buenos deseos. Entonces, ¿tienen nuestras frutas y verduras una segunda oportunidad? En Kulto, lo tenemos claro: sí. 

Un buen plato de cuchara. Para templar el frío tiempo del invierno, echa mano de una crema de verduras casera. Si eres un poco puntillosa y te molesta esa mota marrón, puedes retirarla, pero el resto de la pieza probablemente esté perfecta e incluso haya llegado a su estado óptimo de maduración y sabor. Si aún así ves que le falta sabor o un toque de frescura, añádele alguna hierba seca como orégano, tomillo, un poco de cúrcuma o por supuesto, aceite de oliva. 

Endúlzate con mermelada. Nunca falla. Olvídate de las mermeladas procesadas y pásate a la mermelada casera donde tú decides el azúcar que le añades. Existen tantos sabores de mermelada como frutas e incluso verduras, ¿has probado la mermelada de tomate o de pimiento del piquillo? Grumos o no grumos, textura líquida o cremosa. Hazla a tu manera.

En la piel de un “influencer fit”: smoothies. Seguramente ya los conoces. Son un tipo de batidos de fruta y verdura. Puedes mezclar las dos y añadirle hielo si te apetece una opción más refrescante. Algunos de estos batidos se han convertido en “bebida de cabecera” de famosos e influencers por sus propiedades détox y energéticas. Recuerda que lo interesante de esta opción es que puedes hacer mezclas con un sabor sorprendente. Para hacer un gran smoothie, la fruta y verdura siempre está en su mejor estado. No te pierdas esta web con las mejores recetas. 

A nadie le amarga un dulce. En tus recetas de bizcochos, tortitas o galletas siempre hay hueco para añadir alguna fruta o verdura. Sí, sí, también verdura. Palabra de Kulto. ¿Quién no ha oído hablar del carrot cake? ¿Sabías que el calabacín le da al bizcocho un toque mucho más fresco? Busca una manera diferente de enriquecer los dulces caseros y de paso, evitar las toneladas de desperdicios. 

Como última opción, belleza natural. Si crees que esa fruta o esa verdura no puede tener una segunda oportunidad con ninguna de las opciones anteriores, todavía hay más salida que la basura: úsala para algún tipo de loción, exfoliante o jabón casero. Es cierto que no te la comerás, pero sí darás otra vida a tus frutas y verduras más feas. Comprueba cómo hacer un exfoliante con limón y azúcar, un tratamiento de tomate para el acné o tu propio jabón de plátano

Inspirarse para tirar menos 

Hasta ahora, te hemos contado cómo evitar tirar alimentos una vez que ya los tenemos en casa. Sin embargo, evitar los desperdicios tiene mucho que ver con lo que hacemos al comprar o, mejor dicho, lo que no hacemos.

Elegir el mejor lugar para llenar tu despensa de frutas y verduras es fundamental para contribuir al reto de disminuir los desechos. ¿Qué define un buen lugar? Para empezar, un mercado, tienda de barrio o hiper que te venda fruta y verdura natural, sin “selección previa”. Es decir, cuando compras en establecimientos que exponen fruta y verdura de revista, contribuyes también a los desperdicios, porque como podrás imaginar, esas manzanas de aspecto inmejorable, se han hecho hueco al desperdiciar otras que no eran tan “perfectas”. 

Por supuesto, en Kulto estamos plenamente comprometidos con el medio ambiente. Nuestras frutas y verduras proceden de la agricultura ecológica, son naturales y tienen el mejor sabor. Pero no son perfectas. Son reales. Con motitas y de distinto tamaño.

Estamos seguros de que no somos los únicos. De hecho, nos gustaría acabar presentándote una campaña llevada a cabo por la cadena de supermercados franceses Intermarché para luchar contra el despilfarro de alimentos. Bajo el título “Inglorius fruits and vegetables”, invita al consumidor a elegir frutas y verduras “feas”. No te pierdas el reportaje que hizo la web de Goodadvertising

Y recuerda, un pequeño gesto puede cambiarlo todo.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *